• Twitter
  • Technocrati
  • stumbleupon
  • flickr
  • digg
  • youtube
  • facebook

Únete a Nuestra Red

HIPERACTIVO

0

Etiquetas: ,


HIPERACTIVO

Acabo de nacer y no paro de llorar...

Necesito moverme y muy rápido, no , no es suficiente velocidad, mas rápido!!!!

A la velocidad de la luz voy hacia ninguna parte...

Me autoinduzco, mi energía nunca acaba....¡¡Qué niño mas gracioso!!! y más velocidad todavía...

La atención no existe, ¿para qué? Si ya tengo toda la información dentro de mí...eso creo...

Solo los mensajes al corazón hacen que me pare...y me detengo...rigurosa y muy atentamente...

Pocos han sido los mensajes y la cúpula se ha hecho dura, impenetrable....suerte que el corazón no olvida....

Pero hay un plan establecido para estos casos....una “ cura “....

¿ Ves lo que te pasa por no haber estudiado? Me decían...

A salvo de los refranes a causa de mi velocidad, he podido ver el mundo sin estar contagiado...

Pero yo me estaba parando sólo, consciente, comprometido, ( este es el freno), no era necesario el plan...aunque ya, que mas da...

Después de todo, quiero contagiarme, conocer; coge la bicicleta ( me dicen)...no ( como siempre )...quiero estar parado,permeable,fundido con la vida; dicen que el camino es la vida, entonces...¿ para qué andar? ¿ para qué moverse?.....


HIPOACTIVO



Angel
España

____________________________________________________________________________

Fuente imagen:http://diegothegenerprox.wordpress.com/2008/06/25/velocidad/
____________________________________________________________________________

Hoy citamos al escritor peruano César Vallejo:

Los Dados Eternos

Dios mío, estoy llorando el sér que vivo;
me pesa haber tomádote tu pan;
pero este pobre barro pensativo
no es costra fermentada en tu costado:
¡tú no tienes Marías que se van!


Dios mío, si tú hubieras sido hombre,
hoy supieras ser Dios;
pero tú, que estuviste siempre bien,
no sientes nada de tu creación.
¡Y el hombre sí te sufre: el Dios es él!


Hoy que en mis ojos brujos hay candelas,
como en un condenado,
Dios mío, prenderás todas tus velas,
y jugaremos con el viejo dado.
Tal vez ¡oh jugador! al dar la suerte
del universo todo,
surgirán las ojeras de la Muerte,
como dos ases fúnebres de lodo.


Dios míos, y esta noche sorda, obscura,
ya no podrás jugar, porque la Tierra
es un dado roído y ya redondo
a fuerza de rodar a la aventura,
que no puede parar sino en un hueco,
en el hueco de inmensa sepultura.

Suscríbete a la Sociedad de Poetas Anónimos

Sociedad de Poetas Anónimos