• Twitter
  • Technocrati
  • stumbleupon
  • flickr
  • digg
  • youtube
  • facebook

Únete a Nuestra Red

El Síndrome

0

Etiquetas: ,


De preferencia, largo, firme y tieso; color,
textura y pesadez, insistente;
procreación, indignación, perdición; perpetua.
Viendo el aparato raro, la caja de Pandora doméstica,
todo se viene abajo;
las cruces y vaginas nobles, el manjar de los niños,
la Guerra Del Té y las lágrimas constipadas.
Atrás con su navaja, homicida de perlitas londinense;
la de pelo rubio púbico y de lengua bifurcada, puede mirar.

Ahora todos son dioses, perennes y de postal,
todos con su Fuente Ovejuna debajo del brazo,
con la Biblia en el culo y la VISA en los labios,
y con la guía del carrete corcheteada en la yugular.
Sin hadas madrinas o conejos que nos miren con sus ojitos de trufas,
sin elementos dramáticos o crema de canela,
sin caos, sin mayor garrote, agarrón o escalón.

Los pequeños son esponjas, esponjas sencillas, microscópicas;
las ancianas que huelen el mejor semen de la tribu, también así lo piensan.
Alguien reclama, otro le sigue; uno grita, el otro también.
Sacan su pañuelo, lloran con pianito y beben el jugo del triste pollito.

El Síndrome Elle A Chaud Au Cul,
la enfermedad de la vergüenza y la idolatría,
de los atorados de mostaza y novillos en desarrollo,
de las Mamie Van Doren con teléfono portátil,
de las hijitas lamebotas, la Titi, la Tete, la Jimi, la Chimi, de los falsos artistas,
de los mentirosos por devoción, los cocksucker con Seminario,
los aliños robados y los pinchadiscos de mal arado.


Amén, amén Señor, dicen.
Chupa, chupa la vida, chúpalo rico, chúpale todo,
quítale todo, engáñalo, cómpralo, abrázalo, ámalo, mátalo;
es la receta de los días con nieve y las noches con caramelo.

¡Hazlo más fuerte, me gusta!, chillarían,
todos dirían lo mismo, todos exclamarían en cadena.
Son las fantásticas relaciones de la Nueva Época;
inciertas, apasionadas y escasas.

Atrapan la lasaña de corazones rotos con los pulgarcitos,
engendran sentimientos jamás vistos en los libros,
a Newton le caen peras y gérmenes,
Colón termina travesti y descubre la aspirina,
el Dictador que juega con la Disney jamás murió y ahora ríe con Dios,
mandan una cabezota con grandes ojos tristes por carta,
se meten al chat de los enamorados rotos,
al hastío del tráfico y la dolce vita de mierda,
con las botellas vacías para masticar y degustar.


Elle A Chaud Au Cul,
‘Ella Tiene El Culo Caliente’,
sacrosanta obra de Leonardo Da Vinci,
después remasterizada por la loca de Duchamp,
espejo rapidito en su correcta pronunciación francesa,
fonéticamente, sexualmente, irónicamente,
con su sonrisa de Mona, mostacho hermoso y perilla circense.

El mundo se viste diariamente
con lápiz a carbón y sonrisas de utilería,
donde no se sabe si el rayón o la boca
fue de verdad o de fantástica antología.


Federico Krampack
Chileno

--------------------------------------------------------------------
Citamos a Nicanor Parra

(*)

Una noche me quise suicidar
El ruiseñor se ríe de sí mismo
La perfección es un tonel sin fondo
Todo los transparente nos seduce
Estornudar es el placer mayor
Y lo fucsia parece bailarina

----------------------------------------------------------------------
Fotografía por Vicente Villegas
-----------------------------------------------------------------------

Suscríbete a la Sociedad de Poetas Anónimos

Sociedad de Poetas Anónimos