• Twitter
  • Technocrati
  • stumbleupon
  • flickr
  • digg
  • youtube
  • facebook

Únete a Nuestra Red

0

Etiquetas: ,


Miró abajo y retrocedió para no perturbarla.
La niña encogida chillaba,
en su mano derecha una piedrita, en la izquierda la suciedad del suelo.
Se aferró a las largas piernas del hombre, presionando sus testículos con su cabecita húmeda en sudor.
Él retiró la piedrita de la mano, guiándola a su pene.

La niña dejó de llorar.

Marta
Chile
_______________________________________

Citamos a Carlos Mellado (Poeta Chileno):

Preludio

Nadie puede decirme quién fui yo en este día.
¿Me divisó algún ojo? ¿Causé alegría o pena?
Tal vez ni me di cuenta que era esto la vida,
Con los ojos cerrados recorrí mis arterias.

(fragmento)

Suscríbete a la Sociedad de Poetas Anónimos

Sociedad de Poetas Anónimos