• Twitter
  • Technocrati
  • stumbleupon
  • flickr
  • digg
  • youtube
  • facebook

Únete a Nuestra Red

EL GALLO QUE NO DEJA DORMIR

0

Etiquetas: ,


--EL GALLO QUE NO DEJA DORMIR--


Qué pueden las tutelares rocas,
el cumulus estridente del mármol, que no pueda mi corazón.
Qué seria la palabra, el sordo rencor del silencio,
sin mis manos y el clamor de mil cuchillos.
El amanecer lleva una pena
que ninguna lágrima puede consolar,
es como el rocío amargo o las arañas del sol
cuando este no cesa de llorar.
Qué serias tú, mi mortal imperecedero
sin los heridos murmullos de un zorzal.
Qué sabes tú de penas y de dolores
si solo cicatrices llevas en el callejón.
He recorrido caminos y caminos,
huella tras huella mi polvo he dejado,
sobre el teclado la paz no derramada
y el virgen mirar de las palmeras.
Qué sabes tú de senderos y de la piedra
si de la tierra aun no levantas el pie.
nunca la huella será el andar,
lo que hace la huella es la verdad.
No se, si mi sangre será mas sangre que mi sal,
o que el desconsuelo vale más que una pena
Como el eco suspendido a tu sonrisa
mis venas no pueden ver lo que mi sangre lleva.
Qué sabes tú del amor y del negro serafín del amor,
si en tus venas solo corre la sangre, la arrogancia,
y el ímpetu sordo de la posesión.
Sentado voy
como una huella sobre el polvo,
sin el cansancio ni el sudor,
resucitando cóndores, desenterrando ataduras,
solo un gallo canta, sangra y canta
con una sencillez de estrellas
en los múltiples pezones de la urbe.


--RAPSODIA DE LA VIUDA BLANCA --
Emmanuel Milla-Gatica
Chile/Francia
___________________________________________

Pintura: Gallos de Pelea, Norma Zeledón Pérez
___________________________________________

Citamos a Goya Gutiérrez

--DAR VIDA, CANTAR SU MUERTE--

Tú sabes que no es fácil
que vuelvan a brotar esos gladiolos,
Decir que en otro orden la luna el mar existen
Que grullas cenicientas transporten en su pico
la tormenta que sus sílabas puedan
relampaguear en tu poema

No es fácil que no te tiemble el pulso
ante el recuerdo de tantos amasijos de hierro
enmudecidos o de quien rehaciéndolos
quiso darles su voz sobre los campos
de pétalos cruzados en tallos de agonía.


(Fragmento)

Suscríbete a la Sociedad de Poetas Anónimos

Sociedad de Poetas Anónimos